La Pineal descalcificación y activación

La Glándula Pineal - Qué es, función y como se activa.

 

La glándula pineal o epífisis es una estructura ubicada en la parte posterior de la base del cerebro que tiene el tamaño de un poroto, pesa 130 mg. y está encargada de producir la hormona melatonina.

 

La epífisis está formada por fibras nerviosas simpáticas que transmiten la información lumínica captada por la retina. Ella se activa y fabrica la melatonina cuando no hay luz, de ahí que tenga sentido la idea de llamarla tercer ojo, aunque esa denominación también se debe a que se cree que en los ancestros de los vertebrados esta glándula formaba un ojo que complementaba a los otros dos, de hecho algunos reptiles presentan un pequeño ojo dorsal medial.

 

La luz es tan preponderante que los ciegos producen esta hormona todo el día. "La melatonina actúa regulando las actividades del organismo relacionadas con el ciclo día-noche", regulando los ritmos circadianos.

También se dice que además de regular aspectos asociados al día-noche, como la temperatura corporal, y de las estaciones del año, como ciclos hormonales relacionados con la reproducción, la melatonina es un poderoso antioxidante, que protege a las células frente al daño causado por los radicales libres, inhibe la síntesis de ADN en determinadas células tumorales y la muerte celular (apoptosis) en el timo, glándula encargada de las defensas. Sus niveles de producción disminuirían con la edad. Por lo tanto, tendría propiedades antienvejecimiento y anticancerígenas.

 

 

 

En el ser humano, a partir de los 6 ó 7 años empieza a calcificarse y por lo tanto a mermar su actividad. Es muy sensible a ciertos tipos de sustancias, como algunos medicamentos, por ejemplo los antidepresivos contribuyen enormemente a su cristalización. Los últimos estudios han corroborado que también actúa como reguladora de la actividad reproductora y se ha incluido dentro de los órganos magnetorreceptores, es decir, que es sensible a las micropulsaciones de origen extraterrestre, al sistema cavitario ionosférico (resonancias  Schumann con frecuencias de 7,8 Hz similares a las del ritmo alfa de nuestro cerebro) y en general a fuentes de campos ELF. Se sospecha que las ondas electromagnéticas artificiales producidas por la actividad humana (líneas de alta tensión, radares, telefonía móvil, ondas wifi, etc.) pudieran afectarla negativamente.

 

Los misterios de la glándula pineal

 

Ya el filósofo René Descartes, en el siglo XVII, pensaba que la glándula pineal era el área donde residía el alma humana.

 

Dentro de las creencias o corrientes heterodoxas, se dice que las glándulas pineal y pituitaria regulan el flujo de información entre el hemisferio derecho y el izquierdo, concretamente la pineal el hemisferio derecho y la pituitaria el izquierdo.

 

La glándula pineal funciona como un reductor energético, convirtiendo la energía que dimana del subconsciente en otra de menor vibración que pueda ser captada por el consciente y el inconsciente. Procesos de intercambios energéticos bastante complejos pero, al mismo tiempo, rapidísimos. El punto central de recepción y distribución de energías se encuentra situado entre el tálamo y el hipotálamo, verdadero crisol alquímico en el que tienen lugar transmutaciones que convierten energías de baja vibración en otras de alta vibración.

 

Su función más importante es la de ser nódulo receptor de las energías mentales que provienen de dimensiones superiores, además de proporcionar conexiones telepáticas entre seres humanos de distintos o semejantes niveles. No obstante, quizá la conexión más importante que realiza sea con los archivos akáshicos. Interiormente tiene una serie de bastoncillos que se excitan de forma similar a los del ojo, aunque por su posición en el cerebro no le llega luz exterior. La excitación se produce por la energía mental que recibe.

 

Esta glándula también es nódulo emisor cuando el cerebro no consigue hallar una respuesta después de manejar los parámetros de que dispone, es decir, cuando el cerebro dice “no sé”. Entonces es cuando busca las respuestas fuera y se dirige al archivo akáshico; luego, una vez recibida la información, pasa por los circuitos cerebrales hasta el consciente, aunque unida ya a los procesos generados por el propio cerebro (voz de la experiencia).

 

Cada vez que estamos percibiendo una corazonada o una intuición, la glándula pineal está vibrando, con más fuerza cuanto más fuerte sea la sensación.

 

Las culturas ancestrales, siempre más adelantadas de lo que pensamos, ya sabían o intuían que esta glándula encerraba un enorme potencial, y no son pocas las referencias a ella que podemos encontrar en los más variados soportes:

 

Incluso por increíble que parezca, antiguos trabajadores del proyecto Majestic-12, la conocida operación americana, les “transfirieron” algunos de sus conocimientos a escritores, científicos, guionistas y otros comunicadores que se encargaron de plasmar en diversos medios uno de sus objetivos: la creación de una glándula pineal artificial para realizar viajes astrales al pasado o al futuro. Fruto de estas “fantasías” tenemos películas como por ejemplo Contact, Minority Report o Déjà Vu.

 

 

                                         

 

Beneficios de la activación de la glándula pineal

 

Dicen los expertos que activar nuestra glándula pineal nos reportará enormes beneficios y nos abrirá a  nuevas posibilidades. Entre ellas, quizá lo más destacable sea la “apertura” o conexión con nuestra esencia divina, nuestra energía universal. Los que han pasado por esta experiencia aseguran que cuando activamos nuestra glándula pineal, somos conscientes de que somos energía viviendo una experiencia humana y estamos hechos a imagen y semejanza de un arquetipo que contiene toda la percepción, por eso nos pasamos la vida buscando esa percepción en todo lo que hacemos, pues no hacemos más que buscar lo que ya conocemos o intuimos. Estamos aprendiendo a crear con amor, mientras encontramos nuestro camino de regreso a casa.

 

La activación también viene acompañada de un sentimiento de comunión universal, una sensación de felicidad, positividad, alegría y bienestar permanente. Mantiene a raya los radicales libres, por lo que las enfermedades remiten. Incluso se han dado casos de sanación de enfermedades graves, como cánceres.

 

Otros beneficios que comporta es el sentirnos más equilibrados con nosotros mismos; el llevarnos a vivir en el aquí y el ahora, enfocándonos en lo positivo y en la gratitud, en vez de en la carencia. Los dos hemisferios cerebrales se conectan; la sensación de estrés se reduce notablemente. Entramos en la percepción cuántica del mundo, por lo que se puede decir que vemos las cosas “con otros ojos”.

 

Por último, también se consigue el desarrollo de la percepción y las facultades extrasensoriales.Ahora cabe preguntarse: ¿cómo podemos activar nuestra glándula pineal? En prácticamente todas las regiones del mundo podemos encontrar seminarios y talleres donde nos enseñarán cómo hacerlo. La técnica se basa fundamentalmente en una serie de meditaciones y visualizaciones guiadas. Normalmente en un fin de semana se puede llevar a cabo, pero luego tenemos que seguir una disciplina de ejercicios en casa. Uno de los métodos más conocidos es el método Cyclopea de la mexicana Fresia Castro, basado en un conglomerado de conocimientos de culturas ancestrales.

 

 

 

Como recuperamos la glándula pineal.

 

Los nudos de la cunda lini-

 

Las Tres Puertas

Cuando repases el simbolismo de todos los chakras, te darás cuenta de que hay tres nudos básicos, tres áreas o puertas que deben ser atravesadas para que el camino de la Kundalini fluya libremente. Cada nudo se representa por un Shiva Lingam, rodeado por algo simbólico en los chakras. El primero es el Nudo de Brahman, en el primer chakra. El segundo es el Nudo de Vishnu, en el chakra del corazón. El tercero es el Nudo de Shiva en el entrecejo. En cada uno de estos sitios, las tres corrientes de energía se juntan, se anudan y se enredan en un reino.

En la medida en que tu conciencia penetra el primer nudo, empiezas a soltar tus apegos a todas las sensaciones, los nombres y las formas de las cosas. Estableces una nueva relación con los sentidos y las sensaciones que percibes a través de ellos. Antes de penetrar este nudo, cada sensación atrapa tu mente, la cautiva, la distrae y te es difícil meditar o estar quieto. Todas las meditaciones que estimulan el punto del ombligo preparan el fuego que hace arder esa barrera y te permite despertar más allá de su umbral.

Finalmente, llegas a la tercera puerta, en el sexto chakra. Este nudo está más allá de los cinco elementos naturales. Es donde se entrelazan ida, pingala, shushumna y los demás nadis. Cuando lo abres, la respiración se equilibra temporalmente en ambos orificios nasales y te lleva mas allá del sentido del tiempo y de tu identidad terrenal. Entonces se dice que el trikuti, los tres ríos, te convierten en un , "uno que ve a través de los tres tiempos". Como dice Yogui Bhajan, cuando se abre ves el pasado, el presente y el futuro. Ya no actúas solo para este tiempo sino para todos los tiempos. Si el nudo sigue apretado, puedes obtener poderes, pero estarás apegado a ellos. Seguirás anudado a ellos como estuviste enredado a los sentidos exteriores en el primer nudo. El es un gran riesgo. Muchas personas creen que se les ha abierto al entrar al reino de lo psíquico, pero su apego a ese mundo los delata. Cuando logras trascender los cinco elementos y las tres que dan origen a los elementos, te conviertes en : te estableces en un estado no dual, de apertura y éxtasis, y puedes repetir ¡Wahe Guru!

A medida que crece la energía Kundalini y los nudos se van deshaciendo, se expande la percepción del sonido y de la vibración. Los yoguis dicen que escuchas muchos y variados sonidos: el sonido de los animales, pájaros, grillos, campanas, conchas de mar, flautas, el estallido del trueno en el gong y hasta el rugir de un león. Éstos son los impactos que llegan cuando se despierta la energía y amplías tus sentidos para captar las vibraciones de todo el universo.

Estas tres puertas son una de las razones por las cuales son tan importantes las tres cerraduras: , y . , la gran cerradura, pone una ligera presión en cada una de estas áreas, para que el y el se equilibren en los canales derecho e izquierdo y la energía Kundalini empiece a fluir y perforar los nudos. mezcla y y saca a los tres chakras inferiores del adormecimiento, usando el fuego del tercero. sube la energía desde el tercero hasta el cuarto chakra y empieza a penetrar la segunda puerta. Cuando se aplica correctamente el al recitar el mantra, el que está en el líquido espinal se concentra y empieza a abrir el quinto chakra y penetrar la tercera puerta.

En la medida en que la energía Kundalini se va moviendo, gracias al equilibrio del y y a la devoción del aspirante, empiezan a ajustarse los cuerpos de nuestro cuerpo. La sensación durante esta experiencia es el movimiento, sientes que fluyes. Se percibe como electricidad, agua o calor, y tiene diferentes características, como las describen la medicina ayurvédica y la acupuntura. Según el elemento o que domina la personalidad en ese momento, el movimiento se experimenta de manera diferente. Es un movimiento silencioso y constante cuando domina la tierra. Parece un torrente o un rompimiento cuando lo domina el agua. Se siente calor y un movimiento como de serpiente cuando domina el fuego. Y cuando domina el aire se siente vibración, cosquilleo y ligereza. O puede llegar como un gran viento que te expande súbitamente, como si dieras un salto al vacío, como el salto de un mono al infinito, cuando domina el elemento éter. En todos los casos, el yogui sostiene su postura y permite que todos esos movimientos sutiles de ocurran mientras él sostiene el cuerpo firmemente. Al lograr ese equilibrio, hay la quietud de la conciencia, porque el propósito no es brincar y seguir la ocurrencia sutil, sino ajustar, alinear estas sensaciones con la intención y proyección de quien medita.

 


 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0